¿Te has puesto a pensar cuánto tiempo pasas en tu lugar de trabajo? Muchas veces puede ser mucho más que en tu propia casa. Es importante contar con un lugar que te permita trabajar de forma efectiva y confortable. Por eso, llena de buena energía tu espacio de trabajo.

Tu espacio de trabajo debe de hacerte sentir bien, de inspirarte y ayudarte a ser más productiva. Recuerda que la energía de un lugar influye en cómo te sientes y que tan activa o cansada vas a estar. Con estos sencillos consejos, vas a lograr llenar de buena energía tu espacio de trabajo.

Iluminación

Un elemento fundamental que no puede faltar en tu espacio de trabajo es la iluminación, especialmente la luz natural. Contar con un ventanal o fuente de luz te mantiene en balance además de que te permite disfrutar de los beneficios que los rayos de sol tienen para ti.

Si estás en un espacio cerrado, evita las luces blancas e intensas. Está comprobado que este tipo de iluminación (estilo hospital) afecta directamente a tu estado de ánimo.

Si trabajas hasta tarde, inclínate por luces tenues y cálidas, y no olvides bajar la intensidad de tu monitor para evitar dolores de cabeza.

Plantas

Las plantas son siempre una gran compañía. Además de hacer que tu espacio cobre vida, las plantas ayudan a purificar el entorno y balancean la energía.

Solamente selecciona las especies que puedan coexistir dentro de tu espacio de trabajo considerando factores como la luz y la temperatura. No queremos plantas marchitas ¡al contrario! Muy vivas y que den vida a tu lugar de trabajo.

Colores

Los colores de las paredes son igual de importantes ya que es lo que más ves en el día a día. Opta por colores suaves, estos permiten que la luz se refleje de forma natural y que tu mente se mantenga en calma, ayudándote a enfocarte mejor. (Siempre que puedas cambiar el color de las murallas :) 

Decoraciones

Las decoraciones son permitidas ¡pero no te excedas! Un par de fotos y cuadros son más que suficiente. Entre menos elementos tengas en tu escritorio y muros, mayor espacio para que la energía y tus pensamientos fluyan de forma correcta.

Limpieza

Aunque este punto puede estar de más, preferimos hacer hincapié en él. La limpieza es una práctica fundamental ya que tu lugar de trabajo es un reflejo de tu interior. Mantener tu espacio limpio, te hará sentir bien y te ayudará a trabajar mejor.

Música

Finalmente la música. El elemento ideal para terminar de armonizar tu espacio y llenarlo de buena energía. Te recomendamos escuchar música instrumental, puede ser Jazz o Bossanova por ejemplo. Este tipo de música te relaja y te permite ser más productiva.

A mi me pasa que de vez en cuando limpio mi espacio de trabajo y me siento mejor! Se nota la diferencia.

¡Anda! Comienza aplicar estos consejos y verás cómo tu desempeño y buen ánimo incrementan de forma considerable. Nos leemos pronto.

Catherina 

Publicación más antigua Publicación más reciente